Declaraciones del Dr. Nanclares

Por Gallego Soto - 8 de Julio, 2006, 3:29, Categoría: Poder Judicial

En los diarios del día 8 de julio, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza declara, entre otras cosas, que las pretensiones del Ejecutivo en cuanto a una mayor eficiencia de la Justicia local son resabios de actitudes dictatoriales y esboza una serie de argumentos jurídicos, quizás impecables desde ese punto de vista pero inútiles para la sociedad que vive atemorizada por la inseguridad.

Argumenta también que el “El delito genérico de peligro no existe en el Código Penal”, en una brillante exposición legal y semántica de la que seguramente disfrutarán muchos de sus pares pero que tampoco ayuda a subsanar el problema de la seguridad pública.

Como dijimos, posiblemente la exposición del Dr. Nanclares sea una muestra de iluminado razonamiento jurídico pero si no sirve para mejorar algo de lo que está mal se parece más a un diálogo de sordos con el Poder Ejecutivo que a una opinión que deba ser considerada seria.

Dificílmente alguien, en su sano juicio, añore épocas pasadas en las que el sólo hecho de pensar distinto al gobierno podía ser un grave riesgo para la vida. Sin embargo, también es difícil (por no decir imposible) que alguien esté conforme con el actual desquicio de la seguridad pública que, sin lugar a dudas, ha llegado a extremos intolerables.

Es en este contexto en el que las declaraciones del Dr. Nanclares se parecen más a fuegos de artificios semánticos que a opiniones que ayuden a cambiar parte de lo que no funciona.

Aún en ausencia de las listas que el Poder Judicial le exige al Poder Ejecutivo, es de público conocimiento que la Justicia funciona en forma deplorable y no únicamente por falta de presupuesto sino por falta de compromiso de buena parte de sus integrantes.

Cada vez que un piquete corta rutas la Justicia debería intervenir y, por lo general, no lo hace.

Cada vez que la Justicia sospecha algún acto de corrupción en la función pública, debería actuar y casi nunca lo hace.

Cada vez que los Jueces tienen que decidir entre una pena menor y otra de mayor rigurosidad suele optarse por la más benigna aunque el culpable sea reincidente y hacer una lista de esta conducta de los Jueces es una tarea casi imposible.

Señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, en lugar de intentar demostrar sus virtudes dialécticas, háganos el favor de tratar de resolver lo que no funciona bien y es de su competencia.

Señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, honre su cargo y convénzanos a los ciudadanos comunes de que usted sirve para algo más que para hacer declaraciones públicas rimbombantes que no modifican en nada la inseguridad actual.

Trate, en síntesis, de cumplir la función para la cuál fue nombrado.

Gallego Soto.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog